Nuestros Principios

En el ámbito Espritual : Creemos que la Eucaristía debe ser vivida como centro y modelo de la vida cristiana desde la educación. Consideramos que los niños y jóvenes valoren su vida y la del otro creados a imagen y semejanza de Dios. Afirmamos que los Corazones Santísimos de Jesús y María nos animan y vivifican día a día para vivir en obediencia y en oración. Testimoniamos que nuestras acciones las realizamos “TODO POR AMOR A DIOS”. Confirmamos que el amor de Dios es misericordioso, es la motivación para sentir y experimentar el perdón en nuestra comunidad educativa. Vivimos una educación evangelizadora que recrea el carisma de Matovelle y que expresa la humildad, la sencillez y espiritualidad en las relaciones fraternas y las vivencias de las actitudes humanas. Promovemos la vivencia de valores humanos y cristianos como base de una convivencia armónica.

En el ámbito Social: Promovemos estudiantes solidarios y sensibles a la realidad de los otros, comprometidos activamente en la vida escolar, familiar y comunitaria que busquen la integración personal y grupal. Promovemos la coeducación con solidaridad, preocupándonos del bienestar de los demás en un ambiente de paz y serenidad, para despertar una comunidad cristiana.  Acompañamos a los niños y jóvenes en la vivencia de su proyecto de vida, entendido como una permanente conquista de sí mismo  y como sujeto y autor de su propia historia. Brindamos una formación integral mediante un trabajo cooperativo, sistemático y procesual para su inmersión en la sociedad. Formamos a niños, niñas y adolescentes con discapacidad o que padezcan enfermedades catastróficas. Creemos en la participación ciudadana como protagonista de la Comunidad educativa, en la toma de decisiones, planificación, gestión y rendición de cuentas. Promovemos la solución pacífica de conflictos a través de diálogo en todos los espacios de la vida personal, escolar, familiar y social. Ofrecemos una educación intercultural y plurinacional. Ofrecemos una educación segura garantizando los servicios básicos. Garantizamos una educación que responda a las necesidades de nuestra sociedad local, nacional y mundial.

En el ámbito Ecológico: Creemos en la importancia del respeto a la naturaleza como la única forma de preservar la obra de Dios. Formamos seres humanos con amor a la naturaleza en donde nos recreamos, sentimos bienestar y fortaleza. Fomentamos en los estudiantes el respeto y el amor a la naturaleza como lugar preferencial para su vida y el de los demás.

En el ámbito Cívico: Formamos seres humanos con actitud positiva, crítica, investigativa y participativa en la vida cultural, ambiental, económica y política del país. Concienciamos en nuestros estudiantes a que amen, valoren, respeten y defiendan nuestro patrimonio nacional como Matovelle lo hizo, ya que los niños , niñas y adolescentes son el centro del proceso de aprendizaje con sus respectivos derechos, basados en los principios constitucionales.

En el ámbito Académico: Acogemos en nuestra institución a toda la población estudiantil sin ningún tipo de discriminación, apegados al respeto de los Derechos Humanos. Desarrollamos un aprendizaje permanente con niveles educativos que se adecuan  al ciclo de la vida de las personas, a su desarrollo cognitivo, afectivo y psicomotriz. Potencializamos las capacidades humanas a través de la cultura, el deporte, la tecnología, la información, el conocimiento y valores religiosos para alcanzar niveles de desarrollo individual y colectivo. Vivimos en una educación de corresponsabilidad en la que participa toda la comunidad educativa. Promovemos el esfuerzo individual de los estudiantes y valoramos el esfuerzo del profesorado. Establecemos una evaluación legal, justa, permanente e integral de los procesos institucionales. Garantizamos una educación de calidad y calidez.